Las fotos que no(s) faltan

Mi historia, la de cada uno, la de todos; la gran historia, está escrita con horrores de ortografía y mala puntuación. Forzosos puntos aparte; eternos puntos suspensivos. Tildes que en vez de acentuar letras acentúan palabras completas, ideas enteras, ideas tristes.
El orden de los párrafos se volvió un desastre. Por aquí no entendemos bien cuáles serían nuestras prioridades entonces, si es que alguien puede venir a decírnoslo. El orden del relato, la causa y consecuencia… La coautoría a veces parece algo injusta.
En esta historia hay muchas incoherencias. Hay páginas que desaparecieron. Sus personajes se han perdido una enorme cantidad de escenas valiosas. Hay errores de sintaxis, y elipsis inmensas.
Este libro de la historia, desde hace varias décadas tiene tantas fotos como palabras, porque hoy hablamos en igual o mayor medida por medio de imágenes. Y pareciera que los editores de este cuento meten más mano en el texto que en la parte gráfica. Allí donde el diccionario es mentido y tergiversado, donde la palabra es condenada, la imagen aun ingresa y circula.
Respecto a las ilustraciones de esta historia, hay muchas grandes fotos que faltan; que podrían haber sido tomadas. Pero hay experiencias que nos perdimos, a gran y pequeña escala. Hay gente que no está en las fotos; faltan imágenes de cumpleaños que no se festejaron, y de asados que no se compartieron, y de abrazos que no se entregaron, y de amistades que no pudieron celebrarse. Desaparecieron.
Incluso a presente. Los personajes parecen ser cada vez menos, siempre los mismos. Nos cansamos de hojear sin encontrar rastro.
A sabiendas de que la foto es apoyo de la memoria y el recuerdo, unos cuantos nos reunimos el 24 de marzo en la Plaza San Martín y la llenamos de cámaras, en un intento apasionado y humilde por profundizar en el presente de esta historia. Que no falten ojos para contar esta parte. Que sean páginas coloridas, que de gusto leerlas.
No importa con cuánta tecnología, con qué resolución ni con cuanta profesionalidad. Deseamos que este escrito se empiece a completar, que se ponga lindo.
Es cierto, hay fotos que nos faltan, porque la historia está plagada de ausencias. Pero hay otras tantas que aún esperan, pidiendo a gritos por ser tomadas.
‪#‎40años‬ ‪#‎nuncamás‬ ‪#‎memoria‬ ‪#‎proyecto341‬ ‪#‎fotoperiodismo‬ #‎40añosdelgolpe‬ ‪#‎Rosario‬
Fotografías: © Ana Isla, Brenda Raviolo, Estefania Miguel, Iván Pawluk, Lucrecia Ricciardi, Sandra Benoni, Violeta Paulini
proyecto341.com reservados todos los derechos / all rights reserved

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s